Organizando nuestra expedición con Jordi Serrallonga

Los expedicionarios expertos organizan sus aventuras de tal forma que ante cualquier contratiempo tengan el mejor equipo para responder rápidamente. Aún así, no solo tiene que ver con lo que se lleva en la maleta, sino también con la información que tengamos sobre el destino al que vamos. En esta sesión teórica, el arqueólogo y naturalista va a iluminarnos con todo lo que se ha de tener en cuenta antes, durante y después de una expedición.

Antes de la expedición

antique-blank-camera-269923

En primer lugar, se han de definir los objetivos que queremos alcanzar con nuestra expedición. Todo lo que preparemos a partir de ahora tendrá que guardar relación sobre lo que queremos hacer en nuestro viaje (investigar un tipo de fósil, entrar en contacto con una tribu, documentar las migraciones de una especie, etc.).

Una vez tengamos sobre la mesa qué actividad llevaremos a cabo, lo siguiente es reunir toda la documentación personal necesaria para acceder al lugar que vamos. Asimismo, tenemos que asegurarnos de que todos los permisos y visados que necesitemos están en regla. También tenemos que ponernos al día con las vacunas: informarnos si al lugar que vamos es necesario vacunarse y concertar la cita para ello.

Ante todo, es muy importante saber cómo o quien nos va a financiar, y si tenemos en mente algún tipo de cooperación con una entidad u organismo. Si alguna empresa o entidad pública va a financiar nuestra expedición, necesitamos ofrecerles un dossier con el plan de nuestra partida, qué vamos a hacer, qué queremos conseguir y cómo cumpliremos nuestros objetivos.

Otro factor de peso a la hora de organizarnos va a ser decidir si queremos ir por libre, si tenemos un equipo de expedicionarios veteranos o si preferimos valernos de proveedores locales para investigar el terreno. Otra opción es contratar a empresas especializadas para proveernos o guiarnos en la expedición. También necesitamos decidir en qué tipo de transporte vamos a desplazarnos.

adventure-beautiful-bright-243597

Una vez ya hemos resuelto todo el tema administrativo, llega la hora de hacer la maleta. Lo que para muchos es un suplicio, para un expedicionario este momento es clave: tiene que adelantarse a los acontecimientos. Los consejos más útiles de Serrallonga:

  1. Asegurarnos de que nuestro calzado no esté “caducado”. Hay que probarse los zapatos que nos vayamos a poner, caminar con ellos, doblarlos…
  2. La ropa de casa vs. la ropa local. A veces es preferible esperar a llegar al lugar para aprovisionarnos de ropa allí. Esto es preferible hacerlo en expediciones a lugares muy fríos, ya que los tejidos térmicos que tienen allí no los encontraremos fácilmente en España.
  3. Nuestra planta de complementos. Sombrero, gafas de sol, crema solar y navaja multiusos no tendrán otro remedio que acompañarnos.

Durante la expedición. Reglas de juego sobre el terreno

adventure-backpack-daylight-939729

Para estar seguros de que no cometeremos ninguna tontería durante el viaje que lleve al traste la expedición, necesitamos en primera instancia adaptarnos al medio. Interpretar las señales de la naturaleza es una buena forma de empezar, así como escuchar los consejos de los guías locales. Otros factores son aprovisionamiento, familiarización y prospección.

Serrallonga habla desde la experiencia, y por eso dedica un apartado especial a los insectos. En primer lugar, a los mosquitos. El consejo de oro: respetar pero no temer. Se deben tener muy en cuenta las medidas médicas ante una picadura, la ropa (ir vestidos siempre y sobre todo por las noches), llevar un buen repelente y hacer uso de las mosquiteras siempre que se pueda. Es posible que nos encontremos con que la mosquitera esté rota, por lo que es bueno llevar esparadrapo para repararla.

Además de los mosquitos, hemos de tener en cuenta la presencia de otros bichos pequeños en nuestra aventura. El profesor hace mención especial a garrapatas, arañas, escorpiones y parásitos presentes en las aguas. Si por alguna razón creemos que hemos contraído una enfermedad como malaria, dengue o mal de chagas, la recomendación es que nos hagamos una analítica cuando hayamos vuelto a casa. Si creemos que podemos haber contraído malaria, es preferible hacerla cuando la fiebre esté alta.

Después de la expedición

Ahora llega el momento de volcar todos los datos que hemos recopilado y organizarlos. Si la expedición lo ha requerido, necesitaremos hacer uso de un laboratorio para estudiar las muestras recogidas y extraer resultados. El último paso sería divulgar y publicar estos resultados.

adult-analysis-brainstorming-1081225

Por Alejandra F. Aranda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ARK

a través de los puentes

porsuszapatos

Cuando viajamos decimos “voy y vuelvo”. Estamos seguros de que vamos, pero volvemos distintos, cargados de experiencias e historias que nos cambian, que nos determinan el viaje, que nos gustaría contar. En este blog, a través de los relatos, fotografías y videos mostraremos esas instancias que nos marcaron. ¡ Contaremos historias de viajeros que hemos conocido en el camino, sin dejar de lado nuestras impresiones y vivencias !

A %d blogueros les gusta esto: