Un hogar frente al mar para los abandonados

Fabiola Minda es la Madre Teresa de los perros, y también de los gatos, los caballos, los gansos y los pollos. Protege a más de 60 animales en su casa, que se levanta sobre lo que fue un hotel en un paraíso para los surfistas: Mompiche, en Ecuador.

IMG_2657.JPG

Cuando hace más de 25 años llegó a Mompiche, no se imaginó que terminaría cuidando animales. Era una joven de 20 años que tenía la oportunidad de ejercer su profesión de chef en lo que fue un idílico hotel de la cadena Casa Blanca.

IMG_9136.JPG

Fueron 10 años de trabajo en la cocina. Hasta que el mar se llevó buena parte de la infraestructura. No se saben las razones exactas, pero se cree que el nivel del mar creció en ese sector debido a la extracción ilegal de arena en la vecina Playa Negra.

El mar se enfureció y Fabiola se quedó sin trabajo. O eso es lo que ella pensó, pues la vida le propuso una misión: quedarse en el predio que le presta Casa Blanca y levantar un refugio para animales.

IMG_7304.JPG

Empezó con 10 perros que pertenecían al guardia del hotel. “Él me decía que sí los cuidaba, pero un día salí al pueblo y los vi en la calle comiendo basura”, cuanta Fabiolita. “Entonces yo le dije que los perritos se quedaban aquí, que no se los llevara”.

“Pero, verá, el amor no es suficiente”, dice Fabiola dando una lección de vida que bien podría aplicarse a cualquier relación humana. “Los perritos se enferman, entonces no tenemos para el veterinario, para la comida. Ese es el otro lado de la moneda”.

IMG_2172.JPG

Cuando alguno de sus ‘niños’ -como ella los describe- se enferma, ir al veterinario es una odisea. La clínica más cercana está en Esmeraldas. Tiene que alquilar transporte, pagar por el servicio y la medicina; en total, unos USD 150 como gasto promedio por cada caso.

Fabiola se ha propuesto un nuevo reto: una clínica veterinaria que cubra las necesidades de los cuatro recintos de Muisne. “Se cobrará solo por cubrir gastos, porque, mire, lucrar significaría no ayudar. Y nuestro objetivo es ayudar”.

IMG_8728.JPG

Fabiolita a veces se siente incomprendida, pero feliz. “Ni mi familia me entiende”, dice riéndose. “Pero con el respeto que se merecen, no me importa, porque nunca estoy sola, ellos me llenan de amor”.

Para conocer más de su trabajo y aportar, visita su página en Facebook.

Por Paula Merchán

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ARK

a través de los puentes

porsuszapatos

Cuando viajamos decimos “voy y vuelvo”. Estamos seguros de que vamos, pero volvemos distintos, cargados de experiencias e historias que nos cambian, que nos determinan el viaje, que nos gustaría contar. En este blog, a través de los relatos, fotografías y videos mostraremos esas instancias que nos marcaron. ¡ Contaremos historias de viajeros que hemos conocido en el camino, sin dejar de lado nuestras impresiones y vivencias !

A %d blogueros les gusta esto: